Y zasca…
0

Y zasca…

Y…. ¡zasca!

La verdad es que aunque haga gracia a veces duele un poquito cuando tus niños te dan en la boca… ¡y zasca! La Mona Capuchina está en esa edad en que ya se ha identificado como ser individual, único e irrepetible con sus ámbitos de libertad y lo aprovecha.

Hoy estoy echando una mano en la Facultad de Medicina, no me ha quedado mucho remedio pero no me apetecía, es sábado y me estoy pasando toda la mañana aquí mientras mis hijos que no tienen colegio juegan con su padre. Bueno, no me quejo, mi especialidad no tiene guardias así que realmente trabajar un sábado es excepcional para mí. Pero eso no quita que cuando la Mona Capuchina le pregunta a su padre

“Papá, ¿es que mamá prefiere trabajar a estar con su familia?”

… pues se me encoja un poquito el corazón.

La conciliación familiar y profesional es muy complicada, especialmente, aunque no es mi caso, para las mujeres. Nos queda poco remedio dada la situación laboral que atraviesa nuestro país pero eso no quita que sea complicada.

Pero hay que reconocer que lo de la Mona Capuchina no es nada personal…

El otro día la Mona subía por la escalera de la litera donde ya duerme y se hizo daño de puro atabalamiento. Así que ante sus repetidas quejas su padre le empezó a tomar el pelo diciéndole “ay, pobrecita, y si mamá (yo misma que estaba arriba) baja sin mirar y te pisa la mano te va a hacer mucho más daño”. Y es aquí cuando la Mona Capuchina mira a su padre terriblemente indignada y le dice:

“Papá, no ayuda”

… y ¡zasca!

Carolina Varela Rodríguez – www.varelarodriguez.com – @carolinavr_D22 – carolinavr@gmail.com

Leave a Reply