Llega el verano y nos dicen que hay que protegerse del sol. Cómo protejo a mis hijos?
0

Llega el verano y nos dicen que hay que protegerse del sol. Cómo protejo a mis hijos?

A estas alturas de la divulgación científica-médica es bien sabido por la mayoría de la población dos o tres cosas respecto al sol y la piel, por ejemplo:

necesitamos la luz solar para procesar la vitamina D,

necesitamos el ritmo circadiano de luz y obscuridad para mantener nuestros bioritmos,

la luz del sol es antidepresiva,

necesitamos el esparcimiento y el ocio al aire libre,

la piel es nuestro filtro para la luz solar y sus radiaciones

la luz solar tiene distintas radiaciones que pueden ser perjudiciales para la piel

una exposición excesiva al sol puede producir quemaduras

la piel tiene memoria

Luego, los daños que las radiaciones ultravioletas producen en la piel de los niños puede afectar a su salud a lo largo de la vida. No paran de llover las recomendaciones por todas partes y hay, como en todo, partidarios y opositores…Giant_prominence_on_the_sun_erupted

Lo que está claro es que los niños necesitan contacto con la naturaleza, estar al aire libre y por lo tanto estar expuestos a la luz solar. Yo no soy experta en dermatología ni oncología, ni pretendo serlo, no soy experta en climatología o física como para saber el daño que hay en la atmósfera terrestre permite una mayor incidencia de rayos nocivos que hace unos años. No lo sé y a veces, cuanto más leo sobre el tema más me confundo porque es cierto que por debajo de muchos consejos hay intereses comerciales de compañías farmacéuticas. Además depende mucho de donde vivas y cuanto afecte el sol en la zona pero en general hay algunas normas de sentido común que es conveniente tener en cuenta.

  1. Los niños tienen que jugar fuera y pueden pasar horas de seguido en el exterior por tanto una primera medida importante es EDUCAR A LOS NIÑOS sobre los cuidados básicos en verano.
  2. HIDRATARSE BIEN: La mejor hidratación para el ser humano es el agua, no ingerida en grandes cantidades cuando uno está sediento, sino bebiéndola de manera continua a lo largo del día en pequeñas dosis.
  3. BUSCAR LA SOMBRA: Una de las primeras cosas que aprendí en Ciudad Real es que los perros en verano caminan por la sombra y los perros son listos. Pero buscar la sombra para evitar las quemaduras no como descanso cuando se han producido.
  4. CUBRIR LA PIEL: En países con desierto y por tanto climas muy calurosos llama a veces la atención que los nativos van muy tapados con ropa, y es que es la mejor protección contra la exposición al sol. Por ello es bueno, especialmente con los niños, llevar ropa fresca pero que cubra la piel del niño por si se pasa mucho tiempo al sol. Está claro que no es algo muy práctico todo el tiempo en verano, pero por ejemplo en la playa o en la piscina, una vez que se han bañado se les puede poner una camiseta.
  5. USAR SOMBRERO o GORRA: Las gorras de explorador que protegen orejas y cuello son muy útiles para esto, pero si se usa una gorra de visera se puede proteger el resto de la piel con crema solar.
  6. USAR GAFAS DE SOL: Además de estar muy graciosos las gafas de sol protegerán los ojos del niño y probablemente disminuyan el riesgo de padecer cataratas posteriormente.
  7. CREMAS SOLARES: Se recomiendan cremas con factor de protección mayor de 30 especialmente en pieles claras. Una correcta aplicación implica repetirla a lo largo del día cada dos o tres horas o antes en caso de que el niño se baña o suda mucho. NO ES CONVENIENTE APLICAR CREMAS A LACTANTES menores de seis meses, que deben protegerse del sol de forma física (ropa y sombra)

Os seré sincera, ya que nada parece claro con este tema, a mi las cremas solares no me gustan particularmente, me parecen un engorro y que mueven mucho dinero y por tanto desconfío. Pero proteger protegen. Así que será mejor curarse en salud y usarlas con los niños.

Cosas a tener en cuenta este verano.

1. Enrojecimiento, que puede manifestarse como quemadura incluso 12 horas después. Lo mejor en estos casos es salir del sol.

2. El frío y las nubes no protegen de las radiaciones ultravioletas del sol que son los elementos nocivos para la piel. Las nubes filtrar ligeramente las radiaciones pero no protegen.

3. Evitemos la exposición prolongada y sobre todo en las horas centrales del día de 12 a 15h.

4. No abriguemos a los niños más de la cuenta, si el niño no quiere la chaquetita, no tiene frío y por tanto no la necesita. En general, si tu tienes calor el niño también.

5. No abusemos del aire acondicionado este verano, y sobre todo durante el sueño.

6. Las excursiones con niños muy a menudo se alargan más de lo esperado y puede ser que los niños pasen mucho más tiempo al sol de lo que se pensó en un principio. Es buena cosa tener los medios de protección cerca, en el coche, en la mochila…

Este último punto se entiende muy bien la primera vez que bajas al super a por dos cosillas… y cometes el craso error de llevarte al niño… Nunca una tarea tan sencilla se convirtió en una batalla épica por regresar a casa. Pues más o menos lo mismo pasa cuando en verano nos vamos un momentito al parque, que los momentitos son unidades de medida en múltiplos de dos horas y media.

O sea, mi consejo es que disfrutéis del tiempo libre con vuestros hijos al máximo, paséis todo el tiempo que podáis rodeados de naturaleza, y protejáis la piel con sentidiño para que no os queméis. Lo dicho, sin agobios pero con sentidiño.

Leave a Reply