“La importancia del lenguaje que es generador de realidades” o “Cómo meter bien la pata”
0

“La importancia del lenguaje que es generador de realidades” o “Cómo meter bien la pata”

Me disgusta reconocer estas cosas pero creo que pueda serle de utlidad a alguien. Me ha costado varias semanas armarme de valor para sincerarme respecto a esto pero ahí va.

Mi Sr. Colibrí, como buen niño de tres años y pico, es inquieto, ruidoso y divertido, y también dota de nueva profundidad a la palabra cansino. Agota a cualquiera cuando está de nones, el Dr. No le llamamos, como llamábamos a esa edad a la Mona Capuchina.

Lo ideal es estar zen y llegar siempre sin prisas a las cosas que hay que hacer, la vida moderna hace difícil lograrlo muchas veces. Me gustaría ver qué película haría el gran Chaplin si viviera ahora mismo.

En un cruce coyuntural de cansinez extrema, estado de nones absoluto, prisas infundadas y cansancio crónico, me encuentro hablando por teléfono con mi marido mientras el Sr. Colibrí finge vestirse… en una de estas, cuando paso por delante le veo perdiendo el tiempo y me sale del alma “ARGGGGG!!! tu hijo está tooooooton…”.

De repente el tiempo se paró. La cara de mi pobre colibrí se convirtió en un poema, me miró con esos ojos de gato con botas de Sherk, y se le tuerce la boca en un puchero tristísimo y desolador. Su madre, le acababa de llamar tonto. Eso trasmitía todo su cuerpecito mirándome con perplejidad. Y es que el lenguaje es una herramienta de doble filo y los niños no tienen demasiada capacidad de interpretar las complejidades del lenguaje coloquial, entienden porque se lo hemos dicho nosotros que “tonto” es un insulto.

Le consolé, le di de besos hasta que se reía nuevamente como un ruiseñor, se le olvidó rápido y la naturaleza en su sabiduría infinita hará que esa no sea una memoria que conserve. Pero, qué mal me sentí, qué sensación de traición…

No vamos a dramatizar, no pasa nada, la vida sigue y mi amor por mis enanos es evidente a ellos y al mundo, pero como diría Antón Reixa y Os Resentidos “hay que reflexionar”.

El lenguaje es generador de realidades, creemos realidades positivas.

Leave a Reply