Fragmentos de sabiduría infantil (3):
0

Fragmentos de sabiduría infantil (3):

A veces los niños nos hacen ver el mundo conforme es realmente. Mi Mona Capuchina, desde que nació tiene un tic que consisten en tocarme el ombligo con dedicación espartana.

Muy a menudo me araña y le pregunto indignada:

Madre: ¿Mona Capuchina, por qué me arañas el ombligo?

Mona Capuchina: Umm! (pensativa un instante), porque puedo, mamá, porque puedo.

Madre: Real como la vida misma hija, abusas porque puedes.

Leave a Reply