El primer mes de mi bebé (II): La vista y el olfato.
1

El primer mes de mi bebé (II): La vista y el olfato.

El desarrollo cerebral comienza aproximadamente en la 8 semana prenatal y se encuentra ampliamente desarrollado a mitad de la gestación. La producción neuronal comienza en el día 42 prenatal y durante el periodo perinatal el nivel de conexiones nerviosas es muy grande. Las experiencias vitales modelan en cierto grado las vías nerviosas y a los 6 años aproximadamente el volumen del cerebro es el 90% del volumen de un cerebro adulto.

El desarrollo cerebral del niño depende tanto de los factores genéticos como de los ambientales, incluyendo los efectos de la epigenética. Proceso adaptativo dinámico que genera la emergencia de nuevas estructuras y funciones neuronales. Así, se producen cambios organizativos y estructurales importantes durante toda la infancia que se reflejan a su vez en cambios de comportamiento.

La retina del bebé de un mes no está completamente madura y ve básicamente contrastes y formas. Su distancia de mejor visión no supera los 30 cm. Durante varios meses lo que más le llamará la atención son las caras y las mirará con gran atención. Durante el primer mes puede incluso imitar expresiones inmediatamente después de verlas. En general mirará atentamente el mundo que se encuentra a su alrededor, es el gran cotilla del vecindario. Es un buen estímulo a esta edad enseñarle formas de gran contraste (especialmente blanco y negro porque aun no ve colores, Un ejercicio muy divertido para esta edad es el cucu-trás (el peak-a-boo inglés).

El oído sí que está bien desarrollado y a los niños de un mes les gustan los sonidos, especialmente cambiantes y a un volumen moderado. Eso sí, aun no dirige la mirada hacia la fuente del sonido, no os preocupéis por eso. Y un sonido fuerte y brusco probablemente le asustará de manera que estirará todo su cuerpo incluyendo brazos en un gesto reflejo que se conoce como el “reflejo de moro”. Les encantará la voz de la madre y del padre especialmente si le habló durante el embarazo. Otra cosa que les gusta es la música, de todos los estilos y ritmos, pero lógicamente si queremos que se relaje pues habrá que busca música acorde con esa intención. Mozart es siempre una buena elección y la música clásica ofrece una gran cantidad de sonidos y ritmos, por eso es una apuesta segura. Pero la música contemporánea también es rica en matices y siempre es agradable compartir “Nothing else matters” de Metallica con tu hijo o un solo de gaita de Xosé Manuel Budiño o Susana Seivane o cantar juntos “Paco papán”, “La gallina turuleca”, “The incy-wincy spider” o “Piruette Cacahuete”… Y probablemente eso es lo que más disfrutará el niño de un mes, el sonido de vuestra voz cantándole. No pasa nada si no sabéis, no seréis juzgados y el niño disfrutará oyéndoos. Además quien sabe, igual mejoráis el oído como me pasó a mil.

One thought on “El primer mes de mi bebé (II): La vista y el olfato.

Leave a Reply