Diarios de la hiperemesis (Introducción): Empezando por el final
0

Diarios de la hiperemesis (Introducción): Empezando por el final

Ya está, ya nació, aquí lo tengo mirando con ojos sorprendidos de anciano de 120 años un mundo que de momento no es el suyo. Y llenando la habitación de olor a vida recién estrenada.

Ya pasó el dolor, ya pasó la impotencia, ya pasó el miedo, la pérdida de peso en el hospital en el límite de necesitar ese “biberón de refuerzo” que tanto miedo da cuando quieres dar el pecho, ya empezó a engordar, a cagar, a mear e incluso ya nos dió el primer susto… Vomitar sangre!!! No entremos en pánico, resulta que es por las grietas del pezón y que la sangre es mía… en fin primera visita a urgencias donde te miran con conmiseración “¡Ay, estas madres!”. Y yo aun encima médico… ay, ay, ay. Pero me da igual porque nos dejaron tranquilos y pudimos dormir. Sí, también han llegado y por suerte pasado las grietas en el pezón y su dolor. Las noches de dormir por intervalos de dos horas y media, y además que con suerte porque el niño es muy bueno. Pero estas noches han llegado para quedarse una temporada.

Pues sí, ya pasó todo esto y justo ahora he decidido escribir los diarios de la hiperemesis… Principalmente por dos motivos, el primero porque me parece que es una entidad clínica muy mal apreciada y que a veces hace que las embarazadas tengamos la sensación de ser una quejicas que queremos llamar la atención… ¿quién no ha vomitado alguna vez? Pero esto no es vomitar alguna vez esto es peor. El segundo motivo fue más práctico, llevo pensándolo todos los meses de baja que he estado por embarazo de riesgo, pero no era capaz. No sé si a vosotros también os ha pasado, bueno, más bien a vosotras, pero yo no soy capaz de pensar ni de articular un discurso coherente durante el embarazo, no sé por qué pero no puedo casi leer que es mi pasatiempo favorito. Además me despisto mucho más llegando a meter gravemente la pata en más de una ocasión.

Pero bueno, como buena novela moderna, empezar desde el final también tiene sus aliciente. Por lo que pueda pasar y muy especialmente dedicado a las embarazadas que vomitan en cualquier trimestre ahí van mis recuerdos de un pasado reciente.

Leave a Reply