… de camino a casa…
0

… de camino a casa…

pexels-photo-139641.jpegMiro por la ventana y las nubes me dibujan un dragón. Dibujan un dragón sólo para mí. Es un dragón blanco con escamas plateadas y ojos diamantinos de color amarillo, como mi gato JD. Miro por la ventana y me apetece seguir al dragón para salvar el Mundo conocido de cualquier conjuro maléfico que el Gran Hechicero de los Nueve Reinos de las Sombras haya querido lanzar contra los pobres e indefensos ciudadanos.

Pero cuando me levanto para ponerme al servicio de la flamante Orden de la Claridad y la Trasparencia, cuando me levanto decidida a seguirle… justo entonces, me atrapan todas las cosas del “mundo real” que quedan por hacer en el disco duro de mi ordenador, cansado y sucio de tanto viaje.

Miro por la ventana, podría ser un unicornio…

Miro por la ventana y veo la mirada atenta de mis hijos, dura segundos pero es tan fantástica que me subiría a la luz que desprende y la seguiría hasta el fin del mundo de sus fantasías. Miro y veo como poco a poco la luz cambia con los años y se acorta el límite entre realidad y fantasía, y siempre a favor de lo real, de lo real, de lo correcto, de lo tangible. Lo veo y lo siento pero no lo quiero.

Sueñan y quiero que sigan soñando… Porque las utopías y los sueños mueven el mundo hacía sitios mejores.

Ojalá el dragón que hoy se dibuja en las nubes sólo para mí, les conquiste la mirada y les permita viajar a un mundo mejor y más divertido.

Leave a Reply